sábado, 14 de enero de 2017

UN MOMENTO DULCE

Hace casi un año que no actualizo este blog tan activo años atrás y seguramente esta entrada no la verá ni una décima parte de la gente que pasaba por aquí antes, pero siento que debo escribirla que se lo debo a mis niñas, sobretodo a la mayor.
Este ha sido el espacio que me ha servido de desahogo cuando mi papel de madre parecía que me iba grande, cuando tenía días terribles de constantes conflictos, cuando el carácter de mis hijas me sobrepasaba y me servía de mucho leer como algunas de vosotras os sentíais parecido a mi.
No se que ha pasado, si las pautas que nos proporcionó el psicólogo han funcionado o simplemente que las niñas crecen y dejan atrás actitudes propias de la infancia más caprichosa o es que a lo mejor estamos viviendo la calma que precede a la tormenta adolescente. Sinceramente no lo se, pero estamos viviendo un momento fantástico.
No quiero decir que todo sea un camino de rosas, no quiero engañar a nadie, la profesión de madre es muy difícil, pero la relación con mis hijas ha dado un giro de 180 grados de unos meses a esta parte.
Parece que nos entendemos más, que hablamos más, que todo fluye más suavemente, es fantástico poder hablar con ellas, que te expliquen cosas, que se emocionen, que te besen y abracen, que empiecen a ser un poquito más independientes, que empiecen a manifestar sus gustos, a entusiasmarse más por la cosas...
He dejado de necesitar descansar de ellas, incluso cuando pienso en hacer cosas sin ellas, me da pena no tenerlas al lado sobretodo cuando se que disfrutarían de hacer lo que yo estoy haciendo.
Siento que estan creciendo que empiezan a tener una personalidad más formada, que maduran... en el cole todo va rodado, después de un año difícil para la pequeña este año todo esta saliendo mucho mejor, estaba claro que no es que fuera dura de mollera es que necesitaba más tiempo.
Las veo contentas y más felices, veo a Leire que poco a poco disfruta más con las cosas, que esta más tranquila, que a pesar de pensar siempre en el futuro poco a poco vive más el momento.
Empiezan a hacerse mayores y yo más vieja. Me pregunto como será el momento en el que ellas quieran volar más libres, como me sentiré? Sentiré que las pierdo? Me intriga saber como les irá la vida? A que se dedicarán? Quienes serán aquellos que les acompañaran en el camino? Donde estará su hogar?
La vida esta llena de interrogantes.
Vamos a ir desvelándolos poco a poco.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se te echaba de menos. Siempre te seguía pero pensé que te habías cansado de escribir. Me alegro de que todo os vaya también. Disfruta del momento. Nosotros en cambio cada vez " peor". Carmen es una pre adolescente de10 años que busca su espacio a gritos. En fin supongo que poco a poco.
Me alegro de tenerte de nuevo por aquí.
Maria

Isabel dijo...

Hola Maria:

Para nada me he cansado, me gusta hacerlo, me siento más acompañada. Pero a veces la rutina te come y pospones las cosas. Pero aquí seguimos nuestro camino y aunque ya todo ha dejado de ser una novedad siempre hay momentos para la sorpresa.

Gracias por seguir ahí.

Isabel