martes, 20 de enero de 2009

Y YA VAN 7

Pues si ya van 7 meses de espera. Hace unos años estariamos en la recta final, ilusionados y angustiados ante el inminente viaje y hoy estamos a años de poder emprender el otro viaje más importante de nuestras vidas. Cada mes por estas fechas hay un pequeño bajón que pronto remontamos porque sabemos perfectamente la realidad que vivimos pero es inevitable pensar lo que nos queda hasta poder abrazarl@. Cada mes esperamos con impaciencia las nuevas asignaciones para ver si hay algún cambio, pero nada todo sigue igual de desesperante. Y así pasan los meses... Lo único que me da un poquito más de pena es que Leire crece y crece y se pierde eso de tener una persona con quien compartir estos primeros años de vida, temo que el encuentro sea duro para ella después de estar sola junto a nosotros este tiempo, espero saber enfocarlo bien y que ella disfrute del momento sin que los inevitables celos afloren demasiado. Como veis mi miedo a hacer las cosas mal siempre esta presente en todas mis acciones pero os juro que no puedo evitarlo y que me aterroriza equivocarme y que en un futuro mis hij@s puedan acusarme de no haber sido lo suficientemente buena con ellos. Yo intento hacerlo todo con mucho cariño aunque a veces pierda la paciencia, supongo que eso nos pasa a todos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cariño, yo no diría que pierdes la paciencia, yo diría que directamente no la tienes.

Nür dijo...

Todavía no soy madre y estoy "acojonaíca". Supongo que es normal tener miedo a hacer las cosas mal, pero no creo que debas preocuparte demasiado, seguro que eres una super mamá!
Besotes,
Nür.

Victòria dijo...

Isabel creo que desde el momento en que te planteas si lo harás bien o no ya dice mucho de ti... Uno siempre la pifia eso está claro... pero lo importante es ser consciente de lo que uno hace para poder remediar los fallos, si es que los hay...
Y pienso que Leire disfrutará de su herman@ tenga la edad que tenga aunque probablemente lo haga de forma diferente...

Mariajo dijo...

Voy siguiendo lo de las asignaciones en China, tengo una compañera de trabajo que están esperando (o desesperando!!)...
¿Miedo? ¿Miedo? ¿Quien dijo miedo??? ES tremenda la responsabilidad!! Pero seguro que, siendo tan consciente y poniéndole tanto amor, la fórmula no puede fallar!
Un abrazo,
Mariajo