viernes, 1 de julio de 2011

LEIRE Y LA COMIDA

Ya os comenté en la anterior entrada que hablar de Leire y la alimentación merecía una entrada específica.
Os haré un poco de historia. Cuando nos entregaron a Leire tenia 8 meses y medio y durante los días que permanecimos en China comió relativamente bien. Los biberones de leche y de leche con cereales los engullía, los potitos así a así y la fruta dependía de los días pero fue comiendo relativamente bien, además probaba cosas nuevas de las que comíamos nosotros.
Una vez llegamos a casa y probó la verdura nos dijo que los potitos nos los tomáramos nosotros, comía bastante bien, los biberones de leche y los cerales nunca dieron problemas, los pures de verdura con carne o pescado se los fue comiendo muy bien y lo que más le costaba era la fruta. Probamos ha hacerles purés solo de fruta, de fruta con yogur, de fruta con galleta, pero nunca acabó de tolerarlo demasiado bien. El cambio con la fruta vino cuando empezó a tomarla a trozos y desde entonces la fruta no ha dado demasiados problemas. Su fruta favorita es la fresa pero también come bastante bien melocotones, nectarinas, paraguayos, piña, mandarinas, también come plátanos y manzana aunque de esta última no suele abusar, no le da la gana probar ninguna fruta más, por lo tanto no sabe si le gusta o no.
Respecto al resto de la comida en casa come relativamente bien y casi de todo. Come legumbres, pescados, carnes, sobretodo pollo, arroz, pasta, huevo... en fin menos verdura, con excepción del calabacín y la zanahoria en crema, y patatas el resto lo va comiendo. Las patatas las estuvo comiendo muy bien hasta aproximadamente los dos años, de repente un día dijo que ya no le gustaban las patatas y no hay manera, solo las come fritas de bolsa, y chafadas y mezcladas con los caldos y que no se vea, claro que esto último ella no lo sabe, en fin un misterio.
De los yogures tampoco abusa aunque los ba comiendo y lo que no come, con excepción de la mozzarela en la pizza, es queso, no lo ha probado nunca, el olor le resulta muy desagradable hasta el punto que no se puede comer queso muy oloroso si esta ella cerca. Y es que Leire y los olores también necesita una entrada aparte.
El problema viene cuando salimos de casa. Aunque le pidamos aquello que a ella le gusta si nota que sabe muy diferente a lo que hacemos en casa no se lo come y como no le da la gana probar nada pues nos encontramos un pelín limitados. Si comemos fuera uno o dos días (me refiero solo a la comida del mediodía, el desayuno y la cena solemos hacerlo en casa) no suele pasar nada porque vamos aguantando pero cuando comemos fuera una semana seguida a mitad de la semana ya empieza a estar cansada y el nivel de comida ingerida empieza a decrecer.
Sorprendentemente el año pasado estuvimos una semana en el País Vasco y todos los días comíamos en un bar de Hernani y la verdad es que comió relativamente bien pero esta última semana de vacaciones en Ibiza no ha ido tan bien y hemos tenido algún que otro conflicto con la comida.
En fin que podríamos decir que Leire evolucionó con la comida hasta los dos años más o menos y después se estanco y ahora de vez en cuando sufrimo alguna que otra involución. No se hasta cuando durará esto pero claro si salimos de casa por España uno se puede entender y pedir más o menos aquello que ella quiero pero cuando salimos fuera y hay que entenderse en otro idioma los que estamos un pelín limitados somos nosotros, o mejor dicho yo, que mi señor esposo tiene cinco cursos de francés y cinco de inglés.

4 comentarios:

pili dijo...

Eso de la comida es todo un problema pero por lo que he leido leire come bastante bien, siempre hay algo qe no les gusta o que no les da la gana provar,mira mi pequeña decia un "no" tajante al melon,y era que no y que no y no habia manera ,anoche me enfade y le dije que se lo comiera que no habia otra cosa....repetio!!!!!!!si repitio,se comio dos tajadas,yo alucinaba asi es que nos toca tener paciencia porque tarde o temprano dan un canvio,aunque sea enfadandonos
besitos

maría dijo...

Me siento totalmete identificada contigo, Carmen Ling en China ya comia fatal, nada de biberones no conseguimos que tomara más de 90cc y en España sólo tomaba 210cc al final y de leche preparada ya con los cereales.
Igual que Leire como diga que algo no la gusta no lo vuelve a probar vease las croquetas, con el queso es una fotocopia de Leire sólo la mozzarella de las pizzas que objetivamente no sabe a nada y la fruta fue una tortura de echo en pure no la tomo nunca, ahora come peras y manzanas pero no la sacas de ahí.
Eso si fuera de casa sino te sales de pasta, patatas y sopa, las sopas la encantan. Aunque sea por el que diran o no oirme come.
Ahora intento relajarme tiene como dice ella 4 años y medio, y utilizando mucho la imaginación, intento que lleve una alimentación variada, la verdura sólo en puré, pues sólo purés no ve voy a pegar con ella para que coma un puñado de judias verdes, se las trituro y punto. Por que masticar a masticado desde que vino de China.
Y tenia 9 meses.
Después de todo este rollo que te he metido que sepas que me siento totalmente identificada contigo y que mis nervios están algo resentidos con este tema que me ha amargado vacaciones y me ha supuesto alguna que otra palabra con su padre.
Un saludo
María

María dijo...

aysssssss Isa!!! cuando se ponen cabezotas no hay forma, verdad?!
en fin q la paciencia tenemos q llevarla acuestas allá donde vayamos.
Yo no tengo el problema de la comida, pero el mal genio de Lucia también "viene" de vacaciones con nosotros.......

Un beso guapa, y cuando vuelvas a venir por aqui "arriba" tenemos q vernos ;-)

Un beso
María

Leire dijo...

Hola! No sé si te servirá...yo he llegado a tu blog porque me llamo Leire y busco información de adopciones para mi prima y googleando...(ya sabes :))

De niña siempre comí fatal (tengo 30 años). Hoy es el día que me da pereza probar nada nuevo. Lo nuevo no me entusiasma, sobre todo si tengo un hambre voraz quiero saber qué sabor tendrá lo que como, NO quiero experimentos cuando tengo hambre (soy más flexible que esto...jejej pero por educación no por gusto)

¿Solución? cuando ya tengo la tripa medio llena incorporo lo nuevo. El primer día le doy un 4, el segundo un 5, el tercero un 7 y ya pasa a 'gustarme' (más o menos) como un alimento más.

Yo creo que mi paladar necesita hacerse a los sabores nuevos.

Como tu preciosa hija ODIO que mis macarrones con tomate no sepan a lo que yo espero, a los de casa vamos,...pero bueno te haces mayor...y vives con ello :)

Nuevo no es una mezcla diferente para mí. Nuevo puede ser otro aceite u otra salsa de tomate. Mezclar sabores que por separado me gustan, está bien.

(soy menos rara de lo que parece! jajajjaja)